Tengo algo que decirte (1993)

Primer encuentro, primera marcha.

Escuchar el mp3 si no funciona, usar este

Cada día te levantas, te acercas a mi mesa;
con tu voz de Lauren Bacall me pides que te invite a café;
me levanto -¡cómo no!-, cierro mi carpeta,
me voy contigo hacia la máquina del café por cuarta vez.

Allí inventamos el tiempo sin conciencia
para hablar de tus cosas, de las mías, de las nuestras,
y estiramos ese rato que nos pone a salvo
de la bruma mental que nos obliga a desconectar.

Aún recuerdo ese momento en que, sin darme cuenta,
al cabo de dos años de saludarte al pasar,
me crucé contigo en medio de un sueño a medias,
bajo los tres soles que se quisieron juntar una vez más.

Los dos necesitábamos de alguien que escuchara,
como un duende en un bosque al atardecer;
y allí esta sociedad quedó fundada,
con el solo rito de aquel primer café.

Y ahora te marchas;
tus ojos dicen lo que tu boca calla;
tú no confundes noche y mañana;
cuando te encuentres sabrás lo que buscabas,
una luz blanca quizá...

Creo que falta que se rompa algún plato,
pero no dudo de que tu tiempo llegará,
y veré cuando te sientas dueña de tus pasos,
como poco a poco tu vida cambiará.

Estoy aquí sentado, en este andén descolorido,
pensando a cada rato que aún tengo que crecer
y te veo a lo lejos desde mi sitio;
eres un tren que se acerca, ya está aquí, ya se fue.

Y ahora te marchas;
tus ojos dicen lo que tu boca calla;
tú no confundes noche y mañana;
cuando te encuentres sabrás lo que buscabas,
una luz blanca quizá...

(Octubre 1993)

No comments: